Ley de Tierras regula formas de propiedad agraria

Viernes, 08 de enero del 2016 - 13:19 Imprimir Elaborado por: Sala de prensa
La Comisión de Soberanía Alimentaría analizó el proyecto de Ley de Tierras. Foto-Archivo

Con el objetivo de garantizar no solo la soberanía alimentaria, sino la redistribución de la tierra productiva, así como reconocer el uso y usufructo del comunero y su familia, sobre la parte de tierra que le ha sido asignada, la Asamblea Nacional aprobó la Ley de Tierras Rurales y Territorios Ancestrales, el pasado jueves 7 de enero.

Otro eje medular de la ley corresponde la regulación de las funciones social y ambiental de la tierra rural. Si la función social guarda relación con la democratización de la tierra, la función ambiental con el respeto de los derechos de la naturaleza. La primera, contempla la generación de empleo, la redistribución equitativa de ingresos, la utilización productiva y sustentable de la tierra.

Mientras que la segunda, asegura la conservación de la biodiversidad y el mantenimiento de las funciones ecológicas, que implican el manejo integral de cuencas hidrográficas, áreas forestales, bosques, ecosistemas frágiles como humedales, páramos y manglares.

Dentro de este marco, es que la propiedad agraria debe entenderse como las distintas formas de dominio sobre la tierra en áreas rurales, ya sea que ésta tenga vocación agrícola, pecuaria, agropecuaria, forestal, hidrobiológica, ecológica, paisajística o, de alto contenido de biodiversidad. El Capítulo 2, Art. 5, señala las formas de propiedad agraria:

  • Tierras de propiedad estatal que son parte del patrimonio del sector público.
  • Tierras de propiedad privada, adquiridas por los particulares en provecho de sus intereses específicos.
  • Tierras de propiedad asociativa, adquiridas para las asociaciones –agropecuarias, juntas de regantes, corporaciones de productores- para su uso y aprovechamiento.
  • Tierras de propiedad cooperativa que pertenecen a cualquiera de las organizaciones del sistema cooperativo nacional.
  • Tierras de propiedad mixta. Son adquiridas en copropiedad por el Estado y alguna de las demás formas que conforman parte del sistema económico -sector privado, popular o solidario-.
  • Tierras de propiedad comunitaria para beneficio de un colectivo social –comunas-.
  • Territorios de pueblos y nacionalidades indígenas que sintetizan la identidad de esas colectividades y donde surgen las condiciones para su producción y reproducción social y cultural.

PJ/pv