Tejiendo mis derechos llegó a Imbabura. Soy capaz, soy invencible escribió una joven

Miércoles, 16 de marzo del 2016 - 13:13 Imprimir Elaborado por: Sala de prensa
Tejiendo mis derechos llegó a Imbabura. Soy capaz, soy invencible escribió una joven

Solo de telas, marcadores y acuarelas necesitaron hombres y mujeres de Imbabura para expresar lo que sienten con respecto a la igualdad de género. Esto como parte de la Campaña Tejiendo Mis Derechos, que impulsa la Asamblea Nacional y que empezó a recorrer ayer Imbabura. Soy capaz, soy fuerte, soy invencible, soy mujer escribió una joven.

La Asociación de Parteras de Otavalo, el Colegio Otavalo, el colectivo Soy País y el Colectivo Sembremos fueron los encargados de exigir, mediante el lenguaje escrito, los derechos que le asisten a la mujer, así como las demandas que ellas exigen.

Esta campaña, que la lanzó la presidenta Gabriela Rivadeneira, el pasado 8 de marzo por el Día de la Mujer, permite que la ciudadanía se exprese sobre los logros alcanzados para este sector social, así como los retos que aún faltan por cumplir, a fin de ir abriendo los caminos hacia la igualdad y equidad de género, mediante la legislación.

Soy libre de pensamiento escribió un chico del Colegio Otavalo, mientras otro decía que todos somos iguales y lo que te hace diferente, te hace equitativo. En esa institución educativa se visualizaron telas rojas, rosadas, blancas, verdes, que permitirán tejer un gran tapiz, como un acto simbólico de unidad en la diversidad y la diferencia. A este tejido se anexó otro de una joven que decía: Tengo derecho a no ser discriminada por ser una adolescente y una más con la frase: derecho a la vida libre de violencia.

Las manos y las acuarelas de la Asociación de Parteras de Otavalo, la mayoría de la tercera edad, permitieron que más derechos se exclamen al mundo. Lo mismo hicieron los otros colectivos. Ellas pedían derecho a ser respetadas, no a la violencia a la mujer, no callar.

Los mensajes continuaron articulándose con pensamientos que decían que no podemos tener revolución que involucre y libere a las mujeres, así mismo, que somos mujeres, somos país, somos la lucha que hace raíz. También sus deseos de que las mujeres no tengan poder sobre los hombres, sino sobre ellas mismas.

Solo los cobardes son violentos con las mujeres; la mujer es una revolución dentro de la revolución; tenemos derecho a ser escuchadas, a participar, a ser felices y vivir con justicia; tenemos derecho a la educación; a la vida sin violencia; respétame y te respetaré; derecho al deporte, que es salud y vida, rezaban otros pedidos.

Verónica Chicaiza, del colectivo Sembremos de Imbabura, indicó que durante el recorrido que realizan socializan las leyes que ahora disponen las mujeres como herramienta de lucha por la igualdad, aprobadas por la Asamblea Nacional. Este es un pedido constante, las mujeres quieren saber cuáles son sus derechos para exigirlos, añadió, tras indicar que la Ley de Economía Popular y Solidaria ha tenido un gran interés, porque permite que las mujeres se asocien para solicitar créditos y ejecutar emprendimientos.

La Campaña pasará por los cantones de Imbabura y las telas se entregarán en la Casa de la Asamblea en Ibarra, para luego unirse con las otras provincias en el Palacio Legislativo en Quito, el próximo 24 de marzo.

LM/pv