Gabriela Rivadeneira: Ley que protege el empleo abre oportunidades a derechos

Viernes, 18 de marzo del 2016 - 13:06 Imprimir Elaborado por: Sala de prensa

Con la Ley de Promoción del Trabajo Juvenil y Regulación Excepcional de la Jornada de Trabajo, aprobada ayer, jueves, por la Asamblea Nacional, se presentan alternativas importantes para que los empresarios y trabajadores alcancen acuerdos para proteger el empleo, pero además oportunidades para que los jóvenes puedan acceder al primer empleo. También se establece una licencia que permite a los padres compartir responsabilidades en los primeros meses de vida de un niño.

Estas alternativas fueron analizadas en el programa “Contigo de Ley” número 52, emitido desde los estudios de La Radio Legislativa, por la titular de la Legislatura, Gabriela Rivadeneira, quien insistió en que la normativa es una respuesta desde el Estado ecuatoriano para precautelar el empleo, en momentos en que existe una crisis económica coyuntural, marcada por factores externos como la caída de los precios del petróleo o la apreciación del dólar, con lo que el país ha perdido ingresos importantes. “No podíamos darnos el lujo de saber que la desaceleración económica está perjudicando a la producción y a la mano de obra nacional”, precisó Gabriela Rivadeneira.

La crisis coyuntural se evidenció en la pérdida de cerca de 70 mil plazas de trabajo entre 2014 y 2015, ante lo cual, manifestó, el Ejecutivo presentó la propuesta de Ley económica urgente, que una vez aprobada beneficiará a los ciudadanos que se quedaron sin empleo desde inicios de 2016 hasta antes de la vigencia de la Ley. “Decidimos ajustarnos un poco más, pero garantizar que a este seguro de desempleo ya ingresen las personas que entraron al desempleo desde enero de 2016 hasta la fecha. Sabemos que una Ley no es retroactiva, pero aquí basamos en el principio constitucional del derecho al resguardo laboral que tiene que dar el Estado a todos los ecuatorianos”, explicó.

Mencionó que la Ley aprobada permite a los trabajadores y empleadores llegar a un acuerdo mutuo para reducir la jornada laboral por hasta 30 horas a la semana, de manera extraordinaria por un plazo máximo de seis meses con posibilidad de renovación por una sola vez, con el fin de conservar los empleos. No obstante, recalcó que a esta alternativa se podrán acoger únicamente las empresas que justifiquen que se encuentran en una baja de ingresos, con información del Servicio de Rentas Internas, ante el Ministerio de Trabajo.

Con Seguro de Desempleo no se elimina la Cesantía

Otro de los aspectos que contempla la Ley es un Seguro de Desempleo. Respecto de este punto, la principal del Legislativo aclaró: “En un momento se llegó a afirmar que el Fondo de Cesantía desaparecía y que se licuaba en una nueva figura que es este Fondo de Desempleo: nada más lejano que esa falacia”.

Aclaró que el Fondo de Cesantía es un ahorro personal que mensualmente hacen los trabajadores en el IESS para garantizar recursos en caso de quedar en desempleo pudiendo acumularse también para la jubilación. De este fondo, explicó, la Ley establece que se destinará un 3% para el Seguro de Desempleo, que se dividirá en un 2% que seguirá como aporte en cuentas individuales, mientras que un 1% irá a un Fondo de Solidaridad. Este fondo entregará, luego de tres meses de que se produzca el desempleo, $256 dólares al beneficiario, durante el lapso de 5 meses, independientemente de cuál sea su salario.

El 2% restante financiará el Seguro de Desempleo que el permitirá al cesante recibir, durante los cinco meses, un porcentaje de su último salario. El primer mes el 70% y el último el 50%. Esto no significa que alguien deba acogerse de manera obligatoria al Seguro de Desempleo, pues también podrá acceder a retirar sus fondos de Cesantía.

Gabriela Rivadeneira indicó que el Seguro de Desempleo se sustenta en la Constitución y en el principio de solidaridad. “El Seguro de Desempleo y los Fondos de Cesantía son parte del sistema integral de Seguridad Social, el cual es solidario, de modo que el que más gana, más aporta para que el que menos gane, menos aporte, pero los servicios sean dados por igual”, explicó.

Indicó que el tiempo para fijar la aplicación del seguro se basa en datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y del Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC), que establecen que el promedio de tiempo para que una persona desempleada pueda encontrar otro empleo es de seis meses.  

“Estamos en la realidad haciendo viable una Ley para garantizar la estabilidad en la economía familiar, es todo lo que la familia conlleva en cuanto a gastos en su entorno que también aportan a la economía nacional”, asintió.

Licencia por paternidad y maternidad 

En torno a la licencia por paternidad y maternidad que incluye la Ley, explicó Gabriela Rivadeneira que ésta permite que la madre, una vez que termine con su período de lactancia (tres meses) pueda acogerse a una licencia por un lapso de hasta 9 meses. En el caso del padre, esta licencia se haría efectiva desde los 15 días que permite la Ley. Para ambos casos, quienes se acojan a la iniciativa podrán retirar sus fondos de cesantía (el 2% que va a su fondo individual), dijo.

En torno a esta alternativa remarcó que al fin en el país se puso en discusión la corresponsabilidad en la crianza de los hijos. “¿Es suficiente para el padre tener los 15 días que le da la Ley para cuidar a su niño recién nacido ¿por qué?”, cuestionó.

Señaló asimismo que esta propuesta se sustenta en lo que establece la Organización Mundial de Salud (OMS) que sugiere que una mujer debe dedicarse durante los 6 primeros meses de vida de un niño a su lactancia permanente. Además confirmó que en la Ley se estableció la figura del despido nulo para quienes se acojan a la licencia, con el fin de evitar despidos. Informó además que quienes se acojan a esta alternativa no perderán antigüedad de Seguridad y podrán acceder a la prestación de Salud.

Pasantías juveniles y primer empleo

Otro de los aspectos del desempleo que ataca la Ley tiene que ver con los jóvenes. En este aspecto, Gabriela Rivadeneira confirmó que se reformó la Ley de Pasantías, aprobándose la opción de que se mantengan pasantías profesionales pagadas para los jóvenes, durante un plazo de 6 meses, estableciéndose que deban recibir, como estipendio, hasta un tercio del salario básico por parte de los empleadores, mientras que la afiliación a la Seguridad Social corra a cargo del Estado. “Esto fue lo que nos plantearon en la mesa (Comisión de los Trabajadores) los jóvenes y se corroboró con los datos del Ministerio de Trabajo”, puntualizó.

Acerca del primer empleo, manifestó que luego de conversar con jóvenes, se abrió el rango de beneficiarios que inicialmente planteaba el proyecto para que vaya desde los 18 a los 26 años.

“Son 170 mil los jóvenes en esta edad que se encuentran en desempleo. ¿Qué dice la norma?, que el 40% de esta cifra, cerca de 60 mil jóvenes, nunca han tenido un empleo formal que le garantice empezar a ganar experiencia laboral”, manifestó.

Explicó que con la ley se reconoce el primer empleo para los jóvenes que no han podido acceder a empleo con una remuneración mínima de dos salarios básicos unificados, sobre lo cual el Estado ecuatoriano cubre el 100% de la afiliación al IESS, como parte del incentivo para que el empleador pueda acoger a los jóvenes.

Indicó que este programa estará financiado con la partida del Estado establecida para nueva inversión, que alcanza cerca de 70 millones de dólares. “Ahora invertimos 70 millones pero garantizamos que ese joven que accede a su primer empleo tendrá acceso a un circulante real porque empieza a pagar su alimentación, su vestimenta y hacer adquisiciones, entonces eso regresa al Estado a través del circulante real”, precisó.

Señaló finalmente que estas propuestas se inspiran en lo que determina la Organización Internacional del Trabajo. “Se ha acogido incluso, con políticas de avanzada, lo que recomiendan estudios internacionales que se están realizando en torno al tema del trabajo para ampliar derechos laborales”, refirió.

JS/cv