Maestros piden mejores salarios, calidad educativa, capacitación y estabilidad

Miércoles, 12 de julio del 2017 - 15:32 Imprimir Elaborado por: Sala de prensa

Garantizar la calidad educativa, el fortalecimiento institucional, la capacitación y profesionalización, el salario justo y equitativo, son los principales temas que plantea la Red de Maestros a través de las reformas a la Ley Orgánica de Educación Intercultural (Loei), que la Comisión de Educación socializó en Milagro-Guayas. Unos 1.200 docentes asistieron al diálogo, que será el último en territorio.

La unión, la organización social y la participación ciudadana como nueva forma de hacer política y de construcción normativa, resaltaron Augusto Espinosa y Wilmer Santacruz, presidentes de la Comisión de Educación y de la Red de Maestros, respectivamente. Afirmaron que para trabajar por la educación es necesario desprenderse de vanidades y banderas políticas. Están convencidos de que la inversión en esta área debe incrementarse para garantizar el desarrollo del país.

De acuerdo con Espinosa, uno de los grandes objetivos es que, hasta el 2025, la educación ecuatoriana se convierta en la mejor de la región. Pidió a los maestros que velen por sus derechos, pero también por el cumplimiento de esta meta.

Propuestas de reforma

En las reformas, donde se cambian 25 artículos y tres transitorias de la Loei, los maestros que integran esta Red plantean que se afirme el 6 % del Producto Interno Bruto (PIB) para la educación, el mismo que deberá ser de disponibilidad inmediata y, si es que no se ejecuta, se acumule al siguiente año fiscal.

Los docentes sugieren que se les proporcione capacitación en las modalidades presencial y semipresencial, profesionalización de tercer nivel gratuita y becas para maestrías, a través de la Universidad Nacional de Educación y de convenios con otras entidades de alto nivel académico. Esta formación les servirá para los ascensos en su carrera, que es otra de sus preocupaciones.

De la mano con esta aspiración, piden que se revise lo concerniente a sus remuneraciones. Sugieren que las mismas, en ningún caso, pueden ser menor a las de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional. Para ello, plantean que se valore, además de la formación, la responsabilidad y experiencia.

Para los maestros que cuenten con 700 puntos en adelante, sugieren que se les confiera el nombramiento definitivo. En cambio, para fortalecer la calidad educativa, consideran que los docentes deben dedicarse, exclusivamente, a la enseñanza y a la planificación. “No vamos a llenar más matrices”, enfatizó Santacruz.

Según las reformas, todas las instituciones públicas tendrán oferta completa, desde la educación inicial hasta el bachillerato, con al menos un paralelo por cada grado, mientras la Autoridad Educativa Nacional garantizará a los niños y jóvenes que dispongan de una institución educativa gratuita a una distancia de máximo cinco kilómetros de su domicilio.

El proyecto también propone que se incluya, en el presupuesto del sector, al menos el 0.2 % del PIB para mantenimiento de las instituciones. Además, que cada distrito cuente, como mínimos, con una institución pública especializada en atender necesidades asociadas a la discapacidad mental, una con bachillerato técnico productivo y una especializada en la formación integral de talentos deportivos, artísticos y musicales.

A propósito del bachillerato técnico productivo, con las reformas se sugiere que a los jóvenes que opten por esta modalidad, que requiere de un año más de estudio, se les entregue una certificación de competencias laborales.

Como parte del diálogo se desarrollaron diez mesas de trabajo, en las que los maestros presentaron observaciones y criterios que serán sistematizados, a fin de construir el informe para primer debate.

LILA/pv