Próxima semana, Gobiernos Autónomos analizará veto a Ley de Gestión de Identidad

Viernes, 15 de enero del 2016 - 10:54 Imprimir Elaborado por: Sala de prensa

El asambleísta Fausto Terán, vicepresidente de la Comisión de Gobiernos Autónomos, anunció que el organismo se reunirá la próxima semana para analizar el veto parcial del Ejecutivo al proyecto de Ley de Gestión de la Identidad. Personalmente, consideró que las observaciones son de forma, por lo que sería factible un allanamiento.

Explicó que el Primer Mandatario ha planteado que por historia se debe mantener el nombre de Registro Civil y el de cédula de ciudadanía, mas no modificarlo a documento nacional de identidad.

Incluso, el presidente Correa profundiza el tema de matrimonio y adopción. El matrimonio será entre personas de distinto sexo (hombre y mujer), al igual que la adopción de un menor solo se posibilitará en una pareja de diferente sexo, en cumplimiento de la norma constitucional, dijo el representante de la provincia de Pichincha.

Subrayó que el organismo, en su informe no vinculante, debería recomendar al Pleno el allanamiento íntegro, más aún cuando las observaciones aclaran el articulado, no hace un cambio radical a la ley.

Recordó que la vigente normativa data de 1976 y en el tiempo no se ha implementado ninguna modificación, por tanto, la propuesta actualiza la legislación en materia de Registro Civil, acorde a la Constitución y el avance tecnológico.

Con la presencia de una plataforma tecnológica tanto las instituciones públicas cuanto privadas tendrán pleno acceso a la misma y solo con el número de cédula verificarán los datos, ya no exigirán al ciudadano que traiga una copia u otros trámites.

Manifestó que las leyes van en progresividad, por lo que se incorporó el hecho que  el sexo vaya en la cédula desde el inicio, de allí que a los 18 años la persona, por una sola ocasión, tiene la posibilidad de cambiar sexo por género.

El Presidente de la República ha dicho que tiene que ponerse a dos testigos para que pueda darse este cambio de sexo a género, aspecto que no implica romper con la familia, sino acoger los distintos criterios de la sociedad, pues más allá que un grupo sea pequeño tiene igual derecho que el resto de la población, concluyó.

MG/pv